E N V Í O S A T O D O S L A D O S >>> COLEGIALES Y BELGRANO: sin costo (sin mínimo de compra) - RESTO DE CABA: sin costo en compras superiores a $3000 + pedidos que se hagan hasta las 15 h llegan el mismo día - RESTO DEL PAÍS: a domicilio y a lockers, ingresá tu código postal el margen de cualquier libro para conocer las opciones disponibles para tu zona.

$710

3 cuotas sin interés de $236,67
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • LibreríaManuel Ugarte 2439. semana del 31 de mayo: lunes a viernes de 14 a 19 h.
    Gratis
Descripción

"¡Qué cosa tan extraña son los presentimientos! -escribió Charlotte Brontë-. Ellos, como las simpatías espontáneas y los signos que se hallan en todas las cosas, constituyen un misterio del cual la humanidad no ha encontrado la clave".

 Nada más apropiado que esta cita para aludir a las 8 historias que nos cuenta Maud Daverio Cox en este prodigioso libro. (Nada es casual: el 8 es el numero que representa el Infinito). Uno cree conocer a las personas por lo que parecen ser y por lo que nos comunican. Como muchos, yo creía conocerla a Maud: una mujer lúcida, sagaz, audaz, fuerte, culta, amante del Arte, interesada en la Polítca, la esposa de un periodista valiente (Bob), gran madre y abuela, militante de una inteligencia privilegiada, analítica, dueña de un humor sarcástico y con un gran coraz+on. Pero hay otra faceta de Maud, fascinante y acaso desconocida: Sus experiencias misteriosas, enigmáticas, que nos esta revelando en estas páginas y que parecen provenir de otras dimensiones. Solo una fina sensibilidad y un espíritu alerta pueden advertir hechos como estos, donde vive aquello que Carl Jung llamaba sincronía. ­¿Qué es la sincronicidad? La aparición simultánea de hechos que no están vinculados por una relación causa-efecto, sino por un significado oculto. Esos hechos pueden expresarse de una manera real o simbólica y cuando uno no sabe como explicarlos, los atribuye al azar o a la casualidad. Personalmente considero que es un privilegio que a una observadora perceptiva y memoriosa como Maud se le hayan revelado. Cuando, ademas, ella lo va relatando como lo hace aquí, con suspenso y sapiencia de notable escritora, solo cabe el aplauso. Alina Diaconu