$2.100

3 cuotas sin interés de $700
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • LibreríaManuel Ugarte 2439 * Lunes a sábados de 11 a 20 h
    Gratis
Descripción
Lucila Grossman ha inventado por lo menos dos cosas: la ciencia ficción trash con su legado de psicodelia (ahora en 3D) -y donde los "marcianos" son lo que siempre fueron, visitantes virtuales sin la zoncera del plato volador-; y el beat-cyber-esperpéntico, suerte de droga sintética en forma de estilo velocísimo, riquísimo, bizarro. En los dos registros, sus personajes son una suerte de drogones trashumantes que vagabundean no muy lejos de su guaridas, celular y SUBE en mano, aún deudores literales del Complejo de Edipo -el trabajo es una maldición pero siempre queda la dadivosidad del padre ausente-; o postguerrilleros anti-analógicos, que hablan el siempre vivaz barroco conurbano, entreverado de dialecto de red y un fondo arcaico de garganta con arena: el tango, siempre el tango.
Si la narradora de "Mapas terminales" se sospecha la Virgen María del Siglo XXI, la Divina Concepción no necesita de un carpintero sin de un programador. Se trata de una tragedia de amor nada que ver con Shakespeare: el horror no es la pócima de veneno, mucho menos la espada, sino la luz de una pantalla que proyecta -hipnotizada- con "La aplicación se cerró forzosamente, ¿desea reiniciarla?".
Ficción de consola multitatasking, kadish para lo inhumano donde la muerte equivale a desaparición virtual de una imagen, "Mapas terminales", sin embargo, no se fascina con la tecnología hasta convertirla en un fetiche, como el tren en la literatura del Siglo XIX o el email y el contestador automático en las novelas de los años noventa; la usa, la ensucia, la afantasma en una trama alucinada y lírica. Este es un libro que, a pesar de épica virtual, aleja de todo adminiculo de comunicaciones, para despertar el deseo de tocarlo, sentir su peso, ceder con la imaginación a su genio proteico, deslumbrante.