$2.350

12 cuotas de $222,27
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • LibreríaManuel Ugarte 2439 * Lunes a sábados de 11 a 20 h
    Gratis
Descripción

Con su nuevo libro, La pareja en disputa, Luciano Lutereau vuelve a poner en discusión la problemática de los
lazos en el marco de la hipermodernidad. Con el auge de las aplicaciones para citas y el sexo virtual, el anhelo
de formar una pareja ha ido mutando considerablemente. Mientras el —tan capitalista y, por ende, bien
llamado— “mercado del deseo” amplía su oferta, curiosamente, nos sentimos cada vez más solos. Muchos
defienden la soltería como último bastión de libertad; otros la padecen como la forma más mezquina de
subsistencia. Una cosa es segura... ¡qué difícil se hizo estar juntos!
Este es el punto que aborda y desviste la mirada sagaz del psicoanalista y filósofo Luciano Lutereau. ¿Por qué
el nuestro es el tiempo del sexo sin erotismo? ¿Es lo mismo coger que desear? Si el modelo de pareja de
antaño era el resultado de una búsqueda de consenso, el de ahora, nos advierte el autor, se ha reducido a una
sociedad de socorro mutua en la que el deseo es siempre un tercero en discordia. En definitiva, ¿no será que
le pedimos mucho al amor? Sobre esto apunta el prólogo del reconocido psicoanalista Joseph Knobel Freud,
quien sugiere que quizá el problema no radique tanto en poder estar juntos sino, antes bien, en aprender a
estar solos. Los dos epílogos que completan el libro también hacen su aporte a la cuestión; mientras que
Claudia Zuschterman se pregunta si no es en la conformación de una familia en donde se origina el conflicto,
Trinidad Avaria piensa cómo logramos volver a amar después del amor.
Solteros en pareja, separados que se juntan, convivientes que se aíslan, son todas paradojas de la
hipermodernidad. El libro de Luciano Lutereau, que bien podría servir como un lúcido retrato de época, deja
al descubierto la agonía de ciertos modelos de vida que nos dejan perplejos e insatisfechos, pretendiendo asir
lo inasible —es decir, el deseo—, como perros persiguiendo su propia cola.